Rehabilitación de bajantes sin obras

1. Inspección

Se realiza una inspección minuciosa de todas las tuberías mediante una cámara. Todas las anomalías son registradas y los puntos críticos anotados. Si hay alguna zona de tubería excesivamente dañada también disponemos de nuestra propia técnica de reparación previa a la aplicación del método Proline.

2. Limpieza

Desmontamos todos los inodoros de la vivienda. A través de los diferentes desagües de lavabo, fregadero, inodoro, etc., entramos y limpiamos las tuberías con agua y una herramienta rotativa.

A continuación, secamos los conductos con aire. Naturalmente, cubriremos todas las zonas sobre las que nos movamos para protegerlas. Los clientes pueden permanecer en la vivienda mientras dure el trabajo. Ni siquiera es necesario mover o tapar los muebles para evitar que se ensucien.

3. Renovación

Una vez secas las tuberías y mediante una herramienta patentada se proyecta en el interior de la tubería antigua el plástico que formará la tubería nueva.

Se aplican 3 capas con un tiempo de secado de una hora entre ellas. Finalmente se habrá creado una tubería de unos 4 mm de espesor dentro de la antigua.

4. Finalización

Una vez acabado el trabajo se revisa mediante cámaras de inspección la calidad de los mismos. Todas las tuberías son inspeccionadas, grabadas en video y documentadas.

Posteriormente, se vuelven a montar los inodoros. Apenas se nota que hemos estado allí.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies